El Cid Campeador

El Cid Campeador – Rodrigo Díaz de Vivar – Señor de Valencia

Rodrigo Díaz de Vivar fue un caballero castellano que llegó a dominar al frente de su propia mesnada el Levante de la península ibérica a finales del siglo XI de forma autónoma respecto de la autoridad de rey alguno. Consiguió conquistar Valencia y estableció en esta ciudad un señorío independiente desde el 17 de junio de 10944 hasta su muerte; su esposa Jimena Díaz lo heredó y mantuvo hasta 1102, cuando pasó de nuevo a dominio musulmán.

Pese a su leyenda posterior como héroe nacional (y más concretamente de Castilla) o cruzado en favor de la Reconquista, a lo largo de su vida se puso a las órdenes de diferentes caudillos, tanto cristianos como musulmanes, luchando realmente como su propio amo y por su propio beneficio, por lo que el retrato que de él hacen algunos autores es similar al de un mercenario, un soldado profesional, que presta sus servicios a cambio de una paga.5

Se trata de una figura histórica y legendaria de la Reconquista, cuya vida inspiró el más importante cantar de gesta de la literatura española, el Cantar de mio Cid.

El honorable Rodrigo Díaz para finales del sigo XI logro oprimir al frente de su referida tropa el Levante de la península ibérica, de una manera independiente respecto al imperio alguno del rey. Logrando despojar y conquistar Valencia, así mismo constituyo en dicha ciudad un señorío autónomo desde el 17 de junio de 1094 hasta la llegada de su muerte; Jimena Diaz su esposa quedo heredera y conservo todo hasta 1102, en el momento que volvió a pasar a potestad de musulmán.
Desde su leyenda posterior donde él era el héroe nacional (especialmente de Castilla) o cruzado en favor de la Reconquista, durante todo existencia siempre estuvo a ordenes de distintos caudillos, muchos de ellos eran cristianos así como también mulsumanes; combatiendo existentemente como su propio y por su propio merced, aunque varios autores han hecho innumerables relatos que el es similar al de un mercenario, todo un profesional soldado, batallador, luchador, combatiente, que presta sus prestaciones a cambio de una paga.




Rodrigo Díaz pasa a ser una representación autentica, histórica y legendaria de la Reconquista, donde toda su vida inspira el más transcendental cantar de gesta de la literatura española, conocido como “el Cantar de Mio Cid”.
Su nacimiento fue a medianamente en el siglo XI, su lugar de nacimiento como tal esta sólidamente señalado por la tradición en Vivar del Cid, a 10 km de Burgos, no obstante esta carente de informaciones y de fuentes contemporáneas a Rodrigo que lo aprueben, debido que la asociación de Vivar con el Cid se fundamenta por vez primera c. 1200 en el Cantar de mio Cid, pero es necesario tomar en cuenta que la primera referencia expresa de que el Cid nació en Vivar data del siglo XIV se puede y se localizar en el cantar de las Mocedades de Rodrigo.

Etimología: «Cid» y «Campeador»

La denominación de “Campeador” se conoce y fue conocido así en vida, por tanto se legitima en 1098, año en el cual el propio Rodrigo Diaz firma el documento, a través de un vocablo latinizado denominado “ego Rudericus Campidoctor”. Para el siglo XI y principios de XII otras fuentes como los árabes lo vociferan الكنبيطور <alkanbīṭūr> o القنبيطور <alqanbīṭūr>, o posiblemente (tomando en cuenta la grafía romance) Rudriq o Ludriq al-Kanbiyatur o al-Qanbiyatur (haciendo mención a “Rodrigo el Campeador”).

El remoquete de “Cid” (que se utilizó asimismo a otros caudillos cristianos), sin embargo se aprecia que ya fueron utilizados como en algún método honorable y de respeto sus contemporáneos zaragozanos (en vista a todas las victorias a favor del rey de la taifa de Zaragoza entre 1081 y 1086) o más posiblemente valencianos, después de la conquista de naciente capital en 1094, aflora por vez primera como “Meo Çid” compuesto entre los años 1147 y 1149 el Poema de Almería.

Pero al enfocarnos en la combinación de Cid Campeador, se fundamenta por los 1200 en el navarro-aragonés Linaje de Rodrigo Díaz , formando a ser parte del Liber regum (bajo la procedencia “mio Cit el Campiador”), así mismo, cuando se hace mención al Cantar de mio Cid (“Mio Cid el Campeador”, entre otras variantes).

Biografía

Nacimiento

Nació a mediados del siglo XI; entre 1041 y 1057 , aunque actualmente cuenta con más partidarios una fecha situada entre 1045 y 1050. Su lugar de nacimiento fue Vivar del Cid, a 10 km de Burgos, aunque se carece de fuentes contemporáneas a Rodrigo que lo corroboren, puesto que la asociación de Vivar con el Cid se documenta por vez primera c. 1200 en el Cantar de mio Cid 13 y la primera mención expresa de que el Cid nació en Vivar data del siglo XIV y se encuentra en el cantar de las Mocedades de Rodrigo

El Cid Campeador

Infancia.

El caballero Rodrigo, hijo de Diego Laínez, desde muy pequeña edad quedo huérfano y siendo educado al mismo tiempo y en compañía del infante Sancho, hijo del rey Fernando I de Castilla y León, que este al momento que acceder al trono castellano en el año 1065 lo designó alférez real. En el año 1066, el estatus de Rodrigo Díaz se notó preclaramente incrementado a raíz de su triunfo en el acometimiento singular que custodió con el caballero navarro Jimeno Garcés, para zanjar la potestad de unos castillos fronterizos que se combatían los monarcas de Castilla y Navarra; a raíz de toda estas batallas se logro el triunfo y surgió el sobrenombre de Campeador.

Juventud. En la Corte del Rey Fernando I

Rodrigo desde los 15 años, creció en la corte del rey Fernando I junto al hijo del monarca, el príncipe Sancho. Entrembos prosperaron juntos e hicieron una gran amistad por unos cinco años. Educándose también en las letras y en las leyes en el monasterio de San Pedro de Cardeña, enseñanzas que le valdrían consecutivamente para encarnar en litigios al propio monasterio e igualmente al mismísimo Alfonso VI, el cual se encomendó al burgués pródigas misiones diplomáticas en las que comprometía conocer cabalmente las leyes. Para los años 1063 a 1072, resulto ser el brazo derecho de don Sancho y batalló junto a él en Zaragoza, Coimbra, y Zamora, período en la cual fue defendido primordialmente caballero y también nombrado Alférez y “príncipe de la hueste” de Sancho II. En los 23 años alcanzó el título de “Campeador” (Campidoctor) al dominar en encuentro personal al alférez del reino de Navarra, a sus 24 años ya era acreditado como Cidi o Mío Cid, el término de afecto, ternura, devoción y admiración; en otro idioma como el árabe significa amo o señor.

Exilio del CID de Castilla por Alfonso VI




A raíz de la ausencia de Sancho II en el cerco de Zamora, y a la vez el despojo de posesión del nuevo rey Alfonso VI, todo fue diferente, la suerte del Cid cambió y su gran capacidad fue desterrado por la ira y rivalidad del nuevo monarca, poniendo así en su lugar a García Ordóñez; sin embargo le remedió con el matrimonio con Jimena Díaz en 1074, bisnieta de Alfonso V e hija del Conde de Oviedo, con ella tuvo dos hijas y un hijo. Para el año 1081 el Cid es exiliado por primera vez de Castilla. Sus mejores caballeros, 300 de ellos, le acompañaron en tan arduo situación. Este transcurso persistió unos 6 años, siendo aprovechados por Rodrigo y sus hombres concibiendo de Zaragoza su cuartel general y batallar en el Levante.

El Señor de Valencia

El noble Rodrigo regresa a Burgos en los años 1087, pero su estadía duro poco con el rey perturbando su paz junto a el, por ello decidió marchar hacia valencia, convirtiéndose alli en el protector del rey musulmán Al-Cádir y domino a los reyezuelos de Albarracín y Alpuente. Los consecutivos 10 años, la popularidad del Cid se agrandó rimbombantemente al reverso que el reinado del rey Alfonso VI. Al menos del primer año el Cid se concibió señor de los reinos moros de Lérida, Tortosa, Valencia, Denia, Albarracín, y Alpuente.

Muerte

La muerte del Cid se produjo en Valencia entre mayo y julio de 1099.

1era Parte Video Documental “El Cid”

Transmitido por History Channel

(2da Parte Video Documental aquí)

Temas Relacionados